21 junio, 2021, 4:03 pm
InicioLocalesEl diácono de la comunidad del templo de Santa Ana alertó sobre...

El diácono de la comunidad del templo de Santa Ana alertó sobre el hecho delictivo ocurrido en plena madrugada, cuando se robaron el sagrario y equipos de audio

En Monte Caseros, la comunidad religiosa mostró su indignación ante el robo del sagrario y la profanación de la eucaristía en la capilla San Ana, según denunció el diácono Gustavo Franceschini, quien alertó del hecho a la policía e hizo público lo ocurrido.

Fuentes policiales indicaron que los delincuentes sustrajeron además un equipo de música, una luz de emergencia y otros elementos que se hallaban en el templo ubicado por calle General Paz, el cual está en un proceso de remodelación.

Con relación al delito, el diácono Franceschini dijo que “en la noche o madrugada de este martes 25, delincuentes ingresaron en la capilla Santa Ana y sustrajeron el sagrario, que es lo más valioso para la Iglesia, y con todas las reservas de hostias consagradas”.

Describió lo ocurrido como “un dolor inmenso para toda la comunidad cristiana, donde se priorizan los fundamentos espirituales, y es la eucaristía justamente lo más importante. ¿En qué lugar está esa reserva consagrada, o en manos de quién, o pisoteada por quién?”, se preguntó Franceschini a fin de graficar la gravedad del delito.

En otro orden de cosas, se informó que el hecho fue descubierto a las 9 de ayer, por los trabajadores que se encuentran realizando una obra en el lugar, quienes al llegar se encontraron con la desagradable sorpresa.

Los malvivientes realizaron varios destrozos de puertas y ventanas que fueron violentadas para poder meterse al templo. Se cree que ingresaron luego de saltar un muro que se encuentra en la parte posterior de la propiedad.

La investigación policial se halla abocada en manos de la Comisaría Primera, ya que es su jurisdicción.

“Se cree que ingresaron por la parte de atrás de la capilla, el frente está un poco debilitado por la obra. Lo que sí se vio es que el muro que tenía un vallado estaba roto y por eso suponemos que ingresaron por allí. También encontramos las aberturas violentadas”, sostuvo Franceschini.

“Ahora hay que empezar de nuevo, mirar hacia adelante y cuesta mucho. Recemos mucho, porque esto para la fe es un sacrilegio y es un daño que hay que repararlo desde adentro, desde las cosas que estamos fallando como cristianos, como ciudadanos, con relación a esos valores que se extrañan”, concluyó, en declaraciones a la prensa local.

RELATED ARTICLES

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -
Google search engine
Google search engine
Google search engine
Google search engine
Google search engine
Google search engine
Google search engine

Most Popular

Recent Comments