El Gobierno definió cómo será el tercer aumento del año para jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares. A partir de septiembre, se aplicará una suba del 7,5 por ciento para todo el universo de haberes. De esta manera, desde Anses estiman que el 85 por ciento de los jubilados y pensionados le ganarán a la inflación en los primeros nueve meses del año, es decir, más de 6 millones de personas.

Así, la jubilación mínima, que en febrero era de 14.068 pesos, pasará en septiembre a ser de 18.129 pesos. Se trata de un aumento del 28,9 por ciento en lo que va del año. Hasta el momento, con los dos aumentos otorgados en marzo y junio, y con la inflación difundida por el Indec para el primer semestre, los haberes de hasta 35.986 pesos le ganaron a la inflación en 5,5 puntos porcentuales. Se trata de 6.1 millones de personas, teniendo en cuenta jubilaciones, pensiones y las PUAM.

Para definir la suba, desde Anses realizaron una proyección propia de cuánto estiman que será la inflación del tercer trimestre. Fernanda Raverta, titular del organismo, había dicho que el objetivo era que las jubilaciones mínimas no perdieran poder de compra. Con la definición de los aumentos, el Gobierno priorizó que sean las jubilaciones más bajas las que tengan las mayores subas en lo que va del año, tal como había anticipado Alberto Fernández en la campaña, cuando hablaba de “empezar por los últimos”.

Por otro lado, a las jubilaciones mínimas se les otorgaron tres bonos: el de diciembre y enero, de 5000 pesos cada uno, fue para los beneficiarios de más bajos ingresos y cubrió al 65 por ciento de los beneficiarios (4,5 millones de personas). Luego, en abril de este año, tras el impacto económico de la pandemia, se asignó un bono de hasta 3000 pesos, que benefició al 63 por ciento de los jubilados (4,3 millones de personas).

La idea de Anses es que puedan ir recuperando parte de la pérdida de poder adquisitivo que tuvieron los adultos mayores entre septiembre de 2017 y diciembre de 2019, que fue del 19,5 por ciento. Esta pérdida se produjo por el cambio en la ley de movilidad a fines de 2017, dado que los ajustes se realizaban teniendo en cuenta la inflación de 6 meses hacia atrás, en un contexto de dos años de la inflación en alza y la más alta desde 1991.

Por otro lado, el haber máximo, que en febrero era de 103.064 pesos, pasará a ser de 121.990 pesos, por lo que habrá recibido un aumento del 18,36 por ciento. Hasta julio, la inflación acumulada según el Indec fue de 15,8 por ciento. Si bien los aumentos de septiembre y el último que se otorgó en junio se aplicaron de manera uniforme para todos, se estima que el 15 por ciento perderá contra la inflación. Esto ocurre porque el aumento de marzo tuvo un impacto dispar según el haber, dado que tuvo un componente porcentual de 2,3 por ciento y uno de suma fija de 1500 pesos.

Desde Anses, explican que además se tomaron distintas medidas que tienen un “impacto indirecto” sobre el poder adquisitivo. Por ejemplo, el vademécum de 170 medicamentos gratuitos para afiliados del Pami, la suspensión del pago de las cuotas de los créditos de Anses, y el congelamiento de las tarifas de servicios públicos, que rige hasta fin de año.

Por otro lado, el aumento para septiembre impacta en las pensiones no contributivas (PNC), la asignación universal por hijo (AUH), por embarazo (AUE) y las asignaciones familiares. De esta forma, la AUH pasará de 3293 pesos a 3540 pesos para 4,1 millones de chicos.

La actualización se realizará por decreto dado que la ley de movilidad se encuentra suspendida desde diciembre del año pasado y hasta fin de año. El próximo aumento se realizará en diciembre. Resta definirse si volverá a realizarse por decreto o si ya habrá entrado en vigencia la nueva fórmula de movilidad en la que trabaja una comisión previsional en el Congreso, conformada por legisladores del oficialismo y la oposición, pero también por miembros de Anses, Ministerio de Economía y de Trabajo. El lunes que viene será la última reunión de una serie de encuentros que llevaron a cabo, en donde invitaron a expertos en seguridad social a exponer, desde economistas hasta abogados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here